Crónicas Urbanas

Sudor... ¿Calor o viene el de la renta?