Drive My Car: El filme que hizo historia en el cine japonés

Por primera vez en la historia del cine japonés uno de sus proyectos compite en la categoría Mejor Película para la 94ª edición de los premios de la Academia.

La película, Drive My Car, es una adaptación del relato que forma parte de la colección de cuentos Men without women de Haruki Murakami, protagonizada por Hidetoshi Nishijima y dirigida por Ryusuke Hamaguchi. Ha sido muy bien recibida en todo el mundo y fue nominada en cuatro categorías: mejor película, mejor guión adaptado, mejor director y mejor película internacional.

La película tendrá su estreno en México como parte del programa Atlas de FICUNAM (a llevarse a cabo del 10 al 20 de marzo) y a través de la plataforma MUBI.

La trama sigue a Yusuke Kafuku, un actor y director de teatro que sufre la pérdida de su mujer, Oto. Dos años después de su muerte, todavía abrumado por el dolor de la pérdida y un secreto que jamás ha contado, le piden que dirija una obra en un festival de teatro y viaja a Hiroshima. Allí, conoce a Misaki, una joven reservada que le han asignado como su chófer. Mientras pasa tiempo con Misaki a lo largo de su viaje y revelan sus pasados se da cuenta de algo a lo que había dado la espalda hasta entonces y se ve obligado a enfrentarse nuevamente a su pasado.

Un coche con los recuerdos de su mujer grabados en él. Un secreto que no podía ser escuchado. El lugar donde acaban dos personas solitarias…

El dolor y la preciosidad de amar a alguien, la dificultad y la fuerza de creer, el dolor y la belleza de vivir. ¿Cuál es el destino al que llega un hombre que ha perdido a su amada esposa? Los últimos 20 minutos de la película son una obra maestra, que sacude el alma del espectador en su camino hacia el renacimiento.

El director Hamaguchi revela en este proyecto la naturaleza polifacética del ser humano y sus complejas emociones. Es una película llena de sorpresas donde la muerte y las despedidas son los pilares de la historia, pero es positivamente estimulante. Y es que la habilidad del director Hamaguchi y el indudable talento del reparto logran que las ‘palabras impresas se transformen en imágenes’. La historia original es un relato corto, pero Hamaguchi la ha ampliado hasta convertirla en una historia visual de tres horas de duración. Y sin embargo, lo que estamos viendo es inequívocamente el mundo de la literatura de Haruki.

Logra mantener el espíritu de la obra original pero incorpora con audacia los intemporales y queridos elementos teatrales tejiendo una historia extraordinaria en la que la historia y el teatro de la película se responden mutuamente de forma armoniosa. Las localizaciones de la película, que incluyen Hiroshima, Tokio, Hokkaido y Corea del Sur, y la belleza de su fotografía, realizada por el maestro Hidetoshi Shinomiya, mezclan belleza y dureza, cautivando al espectador y metiéndolo en la historia.

La película también cuenta con un reparto internacional de Corea del Sur, Taiwán, Filipinas, Indonesia, Alemania y Malasia. Forman un magnífico conjunto con el reparto japonés y dan color a una historia única que nadie ha visto antes y que gira en torno a una obra multilingüe en nueve idiomas diferentes.

Relacionados

Ir al contenido