default-logo

De entre el bullicio, utopías

Zuri Grace Bretón

Con apoyo de la gente, pronto podré decir que domamos la pandemia”, dijo AMLO el 18 de mayo, pese a que los números de contagios y muertes van en subida día con día. Dado el panorama actual, bien valdría la pena preguntarle al presidente cuál es su concepto de “domar”, o de “pronto”, y no es que se recrimine el habitual optimismo del mandatario, pero declaraciones como éstas fácilmente podrían ser malinterpretadas por miles de mexicanos que creen ciegamente sus palabras como una ansiada victoria contra el coronavirus. La realidad es que aún estamos kilométricamente lejos de algo parecido.

Foto: Pixabay

El pasado 23 de abril el vocero de la Secretaria de Salud Hugo López-Gatell, había comentado que se tenían calculados entre 6 y 8 mil decesos a causa del COVID-19 en nuestro país, bien, pues la cifra se rebasó este martes 26 de mayo y continúa en acenso cada día, llegando a registrar hasta medio millar de decesos en un solo día.

Sin embargo, no se ha anunciado extensión alguna de la Jornada de Sana Distancia, por el contrario, bastó con confirmar la transición a la “nueva normalidad” para que se reflejara en algunos estados un aumento de hasta 11% en la movilidad, pareciera que el mencionado “apoyo de la gente” no ha sido suficiente.

Cartón Caricatura

Nueva Normalidad

¿Se hubieran podido salvar más vidas de haber tenido una gestión diferente?, algunos aseguran que sí, no lo sabremos nunca a ciencia cierta, lo que es indiscutible es que la comunicación gubernamental que se ha dado hasta el momento, deja mucho que desear. Entre contradicciones que van más allá de lo que se dice, pues las mismas autoridades no comulgan con el ejemplo (como en el famoso dilema del cubrebocas), y otras declaraciones hechas a la ligera (las imágenes religiosas como escudos antivirus, por ejemplo). Han pasado ya tres meses, pero las consecuencias se vivirán por un tiempo mucho más largo.

Todo es incierto y contradictorio en estos tiempos, aunque para ser justos, esto no sólo aplica para México (población y gobernantes), sino, para el mundo entero, que pese a todo avance tecnológico se ha visto rebasado por este virus. Han surgido por parte de distintos institutos, múltiples estudios que analizan diferentes aspectos de esta nueva enfermedad y los resultados, por un lado, amplían el conocimiento que tenemos al respecto, y por otro, generan más dudas… En fin, la mayoría de ellos se anuncian aún con “resultados no concluyentes” por lo reciente del virus.

Nueva Normalidad

Alegría

Y bueno, ya que las autoridades insisten en pasar la hoja de la cuarentena a la nueva normalidad lo antes posible para reactivar la economía, vale la pena hacer un recuento de los sucesos político-nacionales que se han dado en últimas semanas, mientras estábamos distraídos con el encanto de López-Gatell y los memes del coronavirus.

Y es que ha pasado de todo, desde el hallazgo de restos óseos de al menos 60 mamuts en la base militar Santa Lucía que pone en riesgo la controvertida construcción del nuevo Aeropuerto Internacional, hasta investigaciones por parte de la Secretaria de la Función Pública por una sospechosa compra del IMSS de 20 ventiladores a una empresa de la que el hijo del “inmaculado” Manuel Bartlett, es dueño (sarcasmo, por si cabe la aclaración).

Sin olvidar también, la polémica propuesta del presidente de MORENA, Alfonso Ramírez Cuellar, de facultar al INEGI para entrar en las propiedades a revisar el patrimonio inmobiliario y financiero de los ciudadanos, “a fin de medir la concentración de la riqueza”, quizá esta propuesta resulta tan disparatada como el anuncio que dio el presidente del nuevo índice alterno al PIB que prepara para medir “la felicidad del pueblo” como indicador de bienestar, con el que asegura, podría incluso México ser un ejemplo de innovación para el resto de los países.

Cartón Caricatura

Un Pelo al Gato

Aunque estas pasadas declaraciones resultan, la verdad, curiosas y hasta inofensivas en comparación al decreto publicado en el Diario Oficial el pasado 11 de mayo que anuncia que las Fuerzas Armadas pueden a partir de ahora y por los próximos cinco años sumarse a la Guardia Nacional en las tareas de Seguridad Pública. Dicha acción fue altamente criticada por muchos que la señalaron como “el inicio de la militarización del país”, pero ¿qué nos sorprende y por qué el repentino furor como si esto fuera algo nuevo?, si fueron nuestros propios legisladores quienes en febrero del año pasado aprobaron unánimemente el plan de la Guardia Nacional que contemplaba ya dichas medidas.

Por supuesto, dice AMLO que quienes critican esta intervención militar en tareas de seguridad pública “exageran y lo hacen de mala fe”, curioso que él mismo lo reprochaba cuando de manera ilegal lo hacía el expresidente Felipe Calderón, quien por cierto, fue acusado también en estas semanas por la exembajadora, Roberta Jacobson, de conocer los vínculos que mantuvo Garcia Luna con el narcotráfico durante su gobierno.

Cartón Caricatura

Piedra Angular

En fin, ha pasado mucho desde que el país se puso en aparente pausa por la llegada del SARS-CoV-2, y seguirá pasando cuando el virus nos ceda por fin terreno. No sabemos qué tan pronto se pueda superar la crisis, pero es seguro que por el momento, lo mejor que podemos hacer es quedarnos en casa e ignorar rotundamente el cínico llamado que hizo el segundo hombre más rico de México, Ricardo Salinas Pliego, a través de su cuenta de Twitter a “desapendejarnos y salir a vivir la vida con todo y sus riesgos”. Recuerden que si cualquiera de nosotros, los no pertenecientes al famoso 1%, llegase a enfermarse, difícilmente podríamos acceder a los servicios de salud de los que él puede darse el lujo y tendríamos que depender del actualmente saturado Sistema de Salud Pública.

 


Relacionados