Muero porque no muero

Las tintineantes velas, que no alumbran mucho, serenan los ánimos y forjan en el ambiente la combinación perfecta entre paz y nostalgia