R. K. Tompkins y Asociados: La expansión del doblaje (2a Parte)


Adrián Gundislav – Historias del Doblaje

En Busca del Doblaje

La segunda empresa de doblaje de voz para televisión nacida en nuestro país, produjo las versiones en español de cierta cantidad de series animadas y live action que estarían entre las primeras producciones de televisión norteamericanas que se colocarían en el gusto y la memoria colectiva del público latinoamericano. Hoy concluiremos con la saga de la empresa R. K. Tompkins y Asociados sus actores, actrices y producciones.

Si te perdiste la primera parte:

En su primera sede, la empresa de Richard Tompkins y Edmundo Santos estuvo ubicada en la calle de Fray Servando Teresa de Mier No. 92 en la delegación Cuauhtémoc de la ciudad de México. Compartiendo sede con la empresa Dibujos Animados, S.A., también propiedad del señor Tompkins, las primeras casas productoras para las que la empresa mexicana realizaría trabajos de sonorización y doblaje de voz al español serían Walt Disney Pictures y Screen Gems (subsidiaria de Columbia Pictures). En 1959 cambiaría su sede a la avenida Cuauhtémoc, No. 60.

Entre una de las primeras series dobladas en la compañía, destaca Las Aventuras de Rin Tin Tin (1954), donde el entonces niño actor Salvador Nájar le prestó su voz el estelar infantil, el cabo Rusty. Raúl Leonel de Cervantes, además de narrar la presentación, doblaba la voz del Mayor Stone, José Manuel Rosano se encargaba de la voz del Cabo Clark; Guillermo Romano se encargo de doblar a Rip Masters, mientras que Dagoberto de Cervantes dobló al Sargento O’Hara. También participaron en la serie actores como Arturo Fernández, Francisco La Rué, Raúl Dantes, el fallecido José Solé, Cristián Caballero, Claudio Brook, Salvador Carrasco, Julio Lucena, Guillermo Aguilar. Entre las actrices estuvieron Beatriz Aguirre, Magdalena Ruvalcaba, Estrellita Díaz, Rosa María Moreno, Aurora Alvarado, Eugenia Avendaño, entre otras.

La mayor parte de las series dobladas en la empresa Tompkins y Asociados iban dirigidas a un público infantil, juvenil o familiar en su defecto. A la par que se doblaba Las Aventuras de Rin Tin Tin, se doblaron series como Jim de la Selva (1955) con Johnny Weissmüller doblado al castellano por Arturo Fernández (padre de Arturo, Alejandra y Flavio Peniche). El Club de Mickey Mouse (1955), Las aventuras de Spin y Martin (1956). Otras series importantes fueron El Niño del Circo (1956), con el futuro integrante de The Monkees, Mickey Dolenz, doblado por Salvador Nájar y como co-estelar Noah Beery Jr., utilizando la voz de Jorge Arvizu; Teatro Ford (1952), y las primeras temporadas de la serie más larga de todas de la factoría Disney: Disneylandia (1954). Dagoberto de Cervantes prestó su voz al señor Walter Elías Disney, mientras que la narración quedó a cargo de José Manuel Rosano. Los cuentos de Shirley Temple (1958), Shirley fue interpretada, en voz de diálogos y en canciones, por Estrellita Díaz; El Zorro (1957-1959), con la voz de Guillermo Romano y más tarde sustituido por el joven actor Armando Coria; Los Vikingos (Tales of the Vikings, 1959), Papá lo sabe todo (Father knows best, 1954), con Claudio Brook dando voz a Robert Young, Magdalena Ruvalcaba a Jane Wyatt; El Show de Donna Reed (1958-1966), en voz de Beatriz Aguirre acompañada por Bruno Rey doblando a Carl Betz.

En R. K. Tompkins y Asociados, también doblaron al español algunas series animadas como Canuto y Canito (1959), en las voces de Juan Domingo Méndez y Sergio de Bustamante; El Oso Yogui y Boo-Boo (1961) con las voces de Eduardo Arozamena y de Eugenia Avendaño; Súper Fisgón y Despistado (1959), sonorizados por Juan Domingo Méndez y Salvador Nájar. Huckleberry Hound (1958), con Alberto Gavira; Tiroloco McGraw y Pepe Trueno (1959), con Quintín Bulnes e Isidro Olace; y la exitosa serie de Pixie y Dixie (1958), con el acento cubano de la actriz Estrellita Díaz y el acento popular capitalino de Eugenia Avendaño, aparte del gato Jinks, actuado por el sevillano Florencio Castelló con un peculiar acento andaluz que le daría un carácter cómico y memorable al personaje.

Otras tres series más que fueron dobladas en la empresa de la calle Fray Servando fueron: Los Lanceros de Bengala (1956), Los Rurales de Texas (1955), y Daniel el travieso(1956) esta última con la voz de Carlos Osorno Barona (Jay North).

Los largometrajes de Disney no podían quedar fuera de la producción de la empresa Tompkins, por lo que, durante la estancia de Edmundo Santos en ella, se realizaron pocos pero significativos doblajes de voz para algunas de las más famosas cintas de la empresa del ratón Mickey.La noche de las narices frías (1961) además de los redoblajes de las cintas realizadas antes de que el señor Santos trabajara para Disney, como Blanca Nieves y los Siete Enanos (1937) con Amparo Garrido en la voz estelar y Lupita Pérez Arias en la voz cantada, Dumbo (1941), Bambi(1942) y Bongo (1947).

Desgraciadamente, a inicios de los años sesenta el señor Edmundo Santos y Richard Tompkins romperían su asociación, lo que dio lugar a que el señor Santos trabajara temporalmente con su equipo de actores en la empresa SISSA, mientras se terminaba la construcción del inmueble que albergaría la nueva empresa propiedad del señor Santos.

En 1965, obligado por la competencia desleal y la reducción de precios que ofrecían algunos empresarios mexicanos del doblaje de voz a los clientes norteamericanos, el señor Tompkins se vio obligado a cerrar la empresa de doblaje, esta vez concentrándose sólo en la producción de comerciales animados para cine y televisión. Fundó después Estudio 212, empresa en la que se realizaban además de comerciales animados, comerciales para cine y TV encarnados por actores y modelos. Finalmente en 1975 decide retirarse junto con su familia del difícil negocio de la publicidad audiovisual, retirándose a la isla de Cozumel, donde se convirtió en empresario hotelero y dueño de una tienda dedicada a vender artículos de buceo. En 1990 se retiraría, y fallecería en Baltimore, Maryland en 1996, a la edad de ochenta y tres años.

Así terminó la saga de la empresa Tompkins y Asociados, que, sin lugar a dudas, sentaría un precedente muy importante en cómo se realizaría el doblaje de voz para las empresas surgidas en años posteriores.

Fuentes






Relacionados