default-logo

De entre el bullicio, utopías

Zuri Grace Bretón

Lo que se anunciaba como inminente desde hace varias semanas, se encuentra ya, a escasos días. No sólo el cierre de un año más, sino el final de la década, (desde la postura de la cultura pop y no la científico-matemática, para aquellos que junto con la RAE reclaman que el fin es hasta el 2020). Por ello, aprovecho para agradecer a quienes se han tomado el tiempo de leer los números anteriores de esta columna y desearles un excelente 2020.

Ahora sí, ponte cómodo y sírvete un platito de delicioso recalentado para terminar con este recuento de los  sucesos políticos, sociales y culturales más relevantes de la década en México, (ésta es la segunda parte, por lo que si no leíste el número anterior, te recomiendo visitarlo para tener la lista completa).

Partida de Juan Gabriel y José José (Agosto 2016 y Septiembre 2019) 


(Foto: Wikimedia)

Pocos artistas mexicanos han alcanzado el impacto masivo y popular que obtuvieron en vida Juan Gabriel y José José. Su música es amada y coreada por todos los mexicanos, traspasando las barreras generacionales o de nivel socioeconómico.
La muerte del Divo de Juárez y más recientemente del Príncipe de la canción, nos tomaron desprevenidos y paralizaron a México, escuchando su larga discografía por días en todos los medios nacionales (sin mencionar el gran drama familiar que unió a todos los mexicanos en contra de Sarita, tras la muerte de José José).

Sin embargo, no sólo estos dos íconos de la cultura popular nacional nos dejaron en estos años, sino que tristemente, otros mexicanos notables partieron a lo largo de la década. El gran escritor y caricaturista Eduardo Del Río ‘Rius’, fallecido en 2017 o el historiador y artista Fernando del Paso, ganador del premio Cervantes, por mencionar algunos.

Sismo 19S (Septiembre de 2017) 


Cartón

Quizá el capítulo más oscuro de esta década para nuestro país. Ese mismo día se había realizado ya el mega simulacro que se organiza anualmente el 19 de septiembre en todos los estados, por conmemoración del sismo ocurrido en la misma fecha de 1985. No obstante, como una muy desafortunada coincidencia, el suelo se cimbró nuevamente 32 años después, esta vez a las 13:14 hrs del centro.

Con epicentro en Axochiapan, Morelos y una magnitud de 7.1 Mw, el impacto de este sismo fue brutal en diferentes puntos del centro del país, particularmente con graves repercusiones en la CDMX por los edificios derrumbados y la alta concentración poblacional de la ciudad. Según el recuento de las autoridades locales, los daños ascendían a 11,495 inmuebles dañados​ y 30 mil personas afectadas.

Aunque, dentro de todo el caos, sufrimiento y pérdidas que se dieron en esa fecha y días subsecuentes, también se vivió un halo de esperanza y hermandad entre los mexicanos, dejando ver nuestro lado más humano. Cadenas de voluntarios se extendieron por toda la ciudad para buscar sobrevivientes entre los escombros. Toneladas de ayuda fueron enviadas a los puntos más vulnerables del país en convoyes que transportaban, no sólo víveres, sino el corazón de un México más unido que nunca y con el puño en alto.

#MeToo Mexicano y despertar de movimientos feministas (2017-2019) 


(Foto: Pexels)

Llegando ya a sucesos más contemporáneos, es imposible negar que gran parte de la agenda pública de los últimos años ha sido ocupada por los grupos feministas que exigen la erradicación de la violencia de género y sobre todo, el cese a la creciente ola de feminicidios en el país (este crimen ha crecido 111% en los últimos 4 años, llegando a los 9 feminicidios al día, la segunda cifra más alta de Latinoamérica, sólo por debajo de Brasil)

Este despertar colectivo llevaba años cocinándose, pero cobró gran fuerza a partir de 2017, aprovechando la viralización en EUA y el mundo del hashtag #MeToo que denunciaba a través de redes sociales abusos en la industria cinematográfica. En México, la primera en hablar fue la actriz Karla Souza, seguida de otras como Kate del Castillo y Dulce María.

En Marzo de 2019 resurgió el movimiento en redes sociales acusando a personajes de diferentes gremios bajo las cuentas y hashtags #MeTooEscritores, Músicos, Periodistas, etc. Esta ola de denuncias desembocó en el suicidio de Armando Vega Gil, bajista de la banda Botellita de Jerez, tras ser acusado en Twitter de acoso a una menor.

Si bien, las redes sociales han ayudado a visibilizar el problema y traerlo ante la siempre polémica discusión pública, no ha sido el único foro en donde se ha dado a notar y se han exigido acciones concretas por parte del gobierno. Diferentes grupos feministas han salido a las calles y han organizado incontables marchas en los últimos años. Despertando el interés de muchos, aunque sea recurriendo a medidas desesperadas para llamar la atención ante la gravedad del asunto. Acciones, por cierto, cuestionadas por muchos (defensores de paredes y monumentos) y apoyadas por otros que se suman al grito impaciente de #NiUnaMás o #NosEstánMatando (quienes, por supuesto, también corean “…y la culpa no era mía, ni dónde estaba…”).

Elección AMLO (Julio de 2018)


Sin duda, esta década estuvo repleta de memes y burlas dedicadas a nuestros presidentes en turno, pero fue únicamente el más reciente de ellos quien ha logrado polarizar la opinión entre críticas y elogios (mientras que antes todos reíamos en conjunto ante los desatinos de Peña, ahora lamentablemente las redes se dividen entre Chairos y Fifís).

Durante finales de 2017 y hasta mediados de 2018, se vivió una de las campañas electorales más intensas de la historia reciente de México. El tabasqueño, Andrés Manuel López Obrador, en su tercer postulación al poder ejecutivo, arrasó en las urnas ante sus contendientes del PRI, José Antonio Meade y el PAN, Ricardo Anaya (más coloquialmente conocido como Ricky Riquín Canallín).

Y aunque durante este primer año de gobierno AMLO ha dividido opiniones, la noche del 1ro de julio de 2018, se respiraba un ambiente de júbilo primordialmente (claro con ciertos tintes de duda por parte de sus opositores). Y a pesar de que a la distancia suene lejano, no podemos olvidar que la alegría de terminar con décadas de mandato del PRIAN, fue tal, que miles se unieron para festejar en el Zócalo la llegada de un nuevo presidente al poder, como pocas veces se ha visto en nuestra historia.

El tiempo juzgará si fue una decisión atinada por parte de más del 53% de los votantes, sin embargo, el peso histórico de ese día es indudable y está bien grabado en la memoria del país.

Fenómeno cinematográfico ‘Roma’ (Noviembre de 2018)


Pocas veces en México se centra tanto interés en el llamado séptimo arte y aún menos, en estrenos de películas nacionales. El efecto de ‘Roma’ de Cuarón fue tal que durante días no se hablaba de otra cosa en los medios tradicionales y todos estábamos atentos a la noche de entrega de los premios Oscar, pues nuestro orgullo nacional había logrado 10 nominaciones a las estatuillas, siendo una de ellas, la de Yalitza Aparicio a mejor actriz, primera mujer indígena en ser nominada por La Academia.

Y aunque pareciera improbable que una película poco comercial, a blanco y negro, sobre la vida de una mujer indígena en los años 70’s, fuese un éxito, pocos mexicanos se quedaron sin verla, ya fuese por genuino interés o por no quedarse fuera del tema de moda en las pláticas (aprovechando también el fácil acceso a la cinta, pues se trató de una producción original de Netflix, con la que la plataforma ganó gran respeto de la industria).

No obstante, Cuarón no fue el único director mexicano en causar revuelo esta década. Definitivamente fueron años muy productivos para ‘Los tres amigos’, como se les conoce a Alejandro Iñarritú, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro, quienes con grandes éxitos de taquilla internacional, se han definido como unos de los más importantes e influyentes cineastas contemporáneos, logrando entre los tres acumular 5 de los 10 últimos premios Oscar a mejor director.

Mientras todo esto sucedía, vimos ir y venir influencers, artistas y memes, algunos fugaces y otros que lograron trascender.

Presenciamos lo último del reinado de Hi5 y el ascenso de Twitter e Instagram como nuestras redes sociales por excelencia. Fuimos testigos del muy esperado, pero, decepcionante final del fenómeno mundial televisivo Game of Thrones, debatimos si el vestido era azul o dorado (¿de qué color lo veías tú?), La Voz México se mudó de Televisa a TV Azteca y el Cruz Azul continua sin romper su maldición.

Al final de este recuento, tristemente los mexicanos estamos más polarizados que nunca y con bastante incertidumbre del porvenir…pero mientras ese futuro llega, seguimos buscando utopías de entre el bullicio.

 





Relacionados