Sergio de Bustamante, el príncipe actor

Adrián Gundislav – Historias del Doblaje
En Busca del Doblaje

Una de las figuras de la actuación más reconocidas por sus participaciones en los teledramas y telenovelas mexicanas a través de cinco décadas; fue también un importante elemento actoral dentro del doblaje de voz. Hoy, la historia de un estupendo actor que cautivó por varias décadas, con su talento y su voz, al público mexicano.

Sergio de Bustamante (Foto: Doblaje Wiki)

Nacido con el nombre de Sergio Emilio Edgardo de Bustamante y Arteaga Roa, desde su juventud, su vivacidad, curiosidad, rebeldía e inconformismo, lo hicieron destacar entre los chicos de su edad. Realizó estudios de Arte Dramático en el Instituto Nacional de Bellas Artes, y Psicología, ambos en la UNAM. Su nombre artístico tuvo origen, cuando, un joven Sergio, frustrado por el retraso o la ausencia de sus pagos como actor, debido a la confusión que originaba su nombre al ser igual al de otro histrión, lo cambió de Sergio Bustamante a Sergio De Bustamante. Debutó en el año de 1957, donde la obra El Duelo de Federico S. Inclán lo vio presentarse por primera vez en el escenario. En aquel mismo año, debutó en el celuloide en la cinta La Golfa al lado de Silvia Pinal. Este sería un brillante inicio en la carrera artística del joven defeño, quien en aquellos años también probaría suerte como cantante de rock & roll, grabando una serie de temas como “La fiesta magna”, “Qué solo estoy” “¿Por qué ya no me quieres?”, “El reloj”, “Zapatos de ante azul” y “Where Did You Get It”, “Canta viento canta” “Pidele el carro a tu papá” “Sueño”, “Elvis Pérez”, esta última una extraña y curiosa fusión entre música de mariachi y rock and roll, en tono de parodia a Elvis Presley, compuesta originalmente por Lalo Guerrero, compositor y adaptador de la franquicia de Alvin y las Ardillas de Ross Bagdasarian para el público de habla hispana.

En su etapa musical demostró una capacidad vocal superior a la de muchos de los tempranos cantantes del nuevo ritmo norteamericano, además de ser apoyado por grupos como Los Spiders, La Velvet, Los Teen Tops, entre otros. Es en aquel vertiginoso 1957, cuando además de la música y la actuación en teatro, cine y televisión, el doblaje abrió sus puertas para Sergio, debutando en la empresa R. K. Tompkins y Asociados bajo la dirección del enorme Dagoberto de Cervantes, quien de inmediato lo reclutó para la traducción sincrónica después de haber sido su profesor en la Escuela Nacional de Arte Teatral. Allí, su voz de tenor, su aspecto bien parecido y su calidad dramática después de haberse curtido como actor de teatro, lo llevaron a laborar a empresas como CINSA, SISSA, CLADSA, Rivatón de América y Sonomex.  Fue en esta época que su elegancia y carisma le dieron el apodo de “El Príncipe

La primera serie que vio actuar a Sergio fue el clásico animado Canito y Canuto, donde dio su voz a Canito (Imagen: Wikipedia)

En el doblaje de voz, la primera serie que vio actuar a Sergio fue el clásico animado Canito y Canuto, donde dio su voz a Canito durante algunos episodios. Una anécdota cuenta que Sergio, en una ocasión, aprovechándose del material endeble y fácilmente grabable de los paneles sonoros de las salas de doblaje de la empresa de los señores Tompkins y Santos, escribió en una de las paredes la leyenda “Sergio el Grande”, ocasionando la molestia de Dagoberto de Cervantes, quien lo reprendió por la travesura.  El temperamento bromista y desfachatado del joven de Bustamente quedó también patente en otra anécdota, en la que, al doblar una serie de acción japonesa, muchos de los nombres fueron cambiados por dobles sentidos aprovechando la pareidolia sonora y la barrera del lenguaje, lo que les ocasionó a él y a Jorge Arvizu (uno de sus más grandes amigos en el medio del doblaje), un castigo por parte de la empresa de doblaje. Entre los actores y personajes que dobló, podemos destacar a Charlton Heston en las cintas Marabunta (1954), Sed del mal (1958) y El planeta de los simios (1968). Otros reconocidos histriones a los que Bustamante prestó su voz fueron John Wayne en Arenas de Iwo Jima (1949), William Holden en Ocaso de una vida (1950), Anthony Quinn en El mundo en sus manos (1952), Richard Burton en El Manto Sagrado (1953), Sterling Hayden en Johnny Guitar (1954), Cameron Mitchell en El jardín del mal (1954). Peter O’ Toole en Beckett (1964) Omar Shariff en Doctor Zhivago (1967) Frank Sinatra en Tony Rome (1967), Gene Wilder en Charlie y La Fábrica de Chocolate (1971), entre muchos otros.

Sergio de Bustamante realizó el doblaje de Charlton Heston en El Planeta de los Simios(1968). (Foto: Wikimedia)

En las series televisivas hizo al Teniente Hanley en Combate (1962), a Gene Barry como Bat Masterson en la última temporada de la serie del mismo nombre,  Banacek en la serie homónima de 1972, Buck Cannon en El Gran Chaparral, a Franklin “Hawkeye” Pierce en M.A.S.H. (1972), El Mayor Roger Healy en Mi Bella Genio (1966), el papel estelar en Wyatt Earp (1958), el Capitán Lee Crane en Viaje al fondo del mar (1964), John Robinson en Perdidos en el espacio (1965), además de personajes episódicos en series como El súper agente 86, El avispón verde, Hechizada, La familia Munster, Los invasoresLos Locos Addams, Kojak, entre muchas otras. En las series animadas norteamericanas y japoneses, dio su voz al detective Azuma en el anime El octavo hombre (1963), además de ser la voz suplente de Jorge Arvizu para el simpático Benito Bodoque en Don Gato y su Pandilla (1961), el narrador en la serie animada de The Beatles (1965), la segunda voz de Tiro Loco McGraw (1959), George Washington en Yankee Doodle (1972), por mencionar algunas.

Como actor en teatro, estuvo en obras como El cántaro roto, Anita la huerfanita, Los gallos salvajes, Tamara, Los chicos de la banda, Israel, Un sombrero de paja de Italia, La vida es sueño, El alquimista, Muchacha de campo, Calígula, Los intereses creados, Los miserables, La plaza de Berkeley, Escuela de cortesanos, por mencionar una breve lista, ya que su prolija carrera en teatro solo se vio interrumpida por su fallecimiento. En el cine, también fue partícipe de largometrajes como Lágrimas de amor (1959), Vuelta al paraíso (1960), La recta final (1966), El principio (1973), Espejismo en la ciudad (1976), El caballito volador (1982), Santa sangre (1989), Secreto sangriento (1990), Descendiente de asesinos (1991), One Man’s War (1991), la única producción internacional de su carrera; además de películas como El mar muerto (2009), Catarsis (2010) y Acapulco la vida va (2014), su última aparición en la pantalla grande. En la televisión, las telenovelas fueron aquello que le otorgó más fama y reconocimiento entre el público mexicano, apareciendo en melodramas como  La gata (1970), Agujetas de color de rosa (1994), Cuando seas mía (2001), La heredera (2004), Montecristo (2006), Noche eterna (2008), Quiéreme (2010) Emperatriz (2011) y A corazón abierto (2012), su última telenovela.

Quienes recuerdan a Sergio como ser humano, profesional y amigo, coinciden en lo mismo: Un caballero talentoso, bohemio, simpático, pícaro, bromista, jovial. Lleno de energía y tesón, de entusiasmo y amor por la vida. Desgraciadamente, su corazón falló el 22 de mayo de 2014, falleciendo en su casa en la ciudad de Puebla. La risa y personalidad enorme de un actor entrañable se extinguía. Y a pesar de sus enormes e importantes contribuciones en el teatro, el cine y la televisión, su legado en el doblaje apenas está siendo valorado y reconocido, como el gran profesional que es y que fue.  Una somera columna de mil palabras, no sería suficiente para honrar la memoria del gran Príncipe…

Nos veremos la próxima semana con más Historias del Doblaje.

 


Relacionados