Zedillo y el negocio global de las drogas “legales”

Expedientes del Poder
Jorge Santa Cruz*
Periodismo sin Compromisos

El ex presidente de México, Ernesto Zedillo (1994-2000), criticó la guerra contra las drogas y dijo que su gobierno aplicó “políticas equivocadas”.

Durante la presentación del segundo informe de la Comisión Global de Políticas de Drogas, hizo énfasis en que la prohibición ha sido dañina para el mundo.

La declaración de Zedillo Ponce de León constituye una traición para la sociedad mexicana, en particular, y para la global, en lo general.

En el caso de México, traiciona específicamente a los deudos de los miles de elementos militares y policíacos honestos que han muerto o han resultado lesionados en el combate a la delincuencia organizada; también a las decenas de miles de personas que son catalogadas simplemente como “víctimas colaterales” (asesinados, heridos, huérfanos, desplazados, encarcelados de manera injusta, desposeídos de sus bienes legítimos, etcétera).

Ernesto Zedillo Ponce de León carece de autoridad moral para pronunciarse por la legalización de las drogas no sólo por lo anterior, sino porque sus acciones han buscado beneficiar siempre al gran capital trasnacional.

Ernesto Zedillo Ponce de León entregó los Ferrocarriles Nacionales de México y luego resultó ser parte del Consejo de Administración de una ferroviaria estadounidense que todos los días hace grandes negocios en nuestro suelo.

Ernesto Zedillo Ponce de León, además, hipotecó la factura petrolera de México con el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton; luego, dejó impunes a los orquestadores y beneficiarios del FOBAPROA, y abrió la puerta para la extranjerización de la banca mexicana.

No hay que olvidar, además, que llegó a la Presidencia de México debido al asesinato de Luis Donaldo Colosio.

 

Vale preguntarse, además, quiénes forman parte de esta Comisión Global de Políticas de Drogas? Demos nombres:

El brasileño Fernando Herrique sumió a su país en una crisis


Fernando Henrique Cardoso, ex presidente de Brasil (1995-2002). Político neoliberal que sumió a su país en la pobreza extrema y fomentó la corrupción. La actual crisis de corrupción en la petrolera Petrobras tiene su origen en la administración de Cardoso.

De hecho, éste, llegó a ser investigado por una acusación en su contra que hizo Emilio Odebrecht, dueño de la empresa del mismo nombre, que presuntamente sobornó a presidentes y altos funcionarios de países de América Latina a cambio de jugosos contratos.

En Brasil, habrá elecciones presidenciales el próximo 7 de octubre. El candidato de ultraderecha, Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal, de la misma ideología de Cardoso, ofreció este 23 de septiembre, “extinguir” y “privatizar” gran parte de las empresas públicas del país.

César Gaviria dio continuidad al Plan Colombia


César Gaviria, ex presidente de Colombia (1990-1994). Político neoliberal que, so pretexto de combatir a la guerrilla y al crimen organizado, dio continuidad al Plan Colombia suscrito por su antecesor, Andrés Pastrana, con el entonces presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton. El Plan Colombia entregó la seguridad de ese país a los Estados Unidos.

Como premio, César Gaviria Trujillo fue colocado, luego de terminar su mandato, como secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA),que es una sucursal del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Gaviria impulsó al poder a Juan Manuel Santos, quien el 31 de mayo de este 2018, incorporó a Colombia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que es el brazo armado del complejo militar industrial del Estado Profundo.

Shultz y Volcker, arietes del Estado Profundo


Otros directivos de esta Comisión Global de Políticas de Drogas son dos ex funcionarios de los Estados Unidos: George P. Shultz, ex secretario del Trabajo, del Tesoro y de Estado. Es un impulsor del neoliberalismo y hombre de todas las confianzas del Establishment.

Paul Volcker: financiero que fungió como director de la Reserva Federal de los Estados Unidos con el demócrata Jimmy Carter y con el republicano Ronald Reagan.

Luego, fue nombrado asesor presidencial de Barack Obama.

Conclusión


Ni a Zedillo ni a la susodicha comisión les interesa, en realidad, la paz de los países y la salud de las personas. Lo que buscan es que el complejo militar-industrial-financiero y farmacéutico siga ganando cientos de miles de millones de dólares al año.

Por lo demás, la postura de la próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, es favorable a la legalización de las drogas. Bien podría formar parte de ese clan.

El tema de las drogas no sólo tiene que ver con la seguridad pública y la recaudación fiscal.

Es, ante todo, una cuestión de salud pública.

Ya lo dijimos en nuestra entrega anterior, titulada El peligroso dogmatismo de Sánchez Cordero:

Los grupos criminales no se van a quedar de brazos, si esto ocurre. Tratarán, sin duda, de recuperar los ingresos que pudiera arrebatarles el Estado, vía el secuestro, el cobro de piso, la extorsión, la trata de personas, etcétera.

Debería de extrañar que una ex magistrada de la Suprema Corte de Justicia de la Nación no lo pueda visualizar así. En su caso, sin embargo, el dogmatismo prevalece sobre el sentido común.

En lo fiscal, pudiera ser que la venta “legal” de drogas pudiera incrementa la recaudación, pero a un costo altísimo. Para no saturar con cifras, digamos que las muertes y lesiones permanentes ocasionadas por automovilistas alcoholizados es enorme.

(*) Periodista mexicano.
jlsc.ua@gmail.con | @JorgeSantaCruz1

 

Sobre el autor
Jorge Santa Cruz- Periodista, profesor universitario, Director Académico del Club de Periodistas de México, A.C., y consultor en Comunicación y Periodismo.

Relacionados