Maruja Sen, del exilio al doblaje

Adrián Gundislav – Historias del Doblaje
En Busca del Doblaje

La Guerra Civil Española provocó un éxodo de refugiados peninsulares que se alejaban del conflicto bélico, y más tarde, del férreo gobierno opresor de Francisco Franco. Algunos más huían por conspirar contra el régimen dictatorial o tener ideas políticas contrarias a éste. Entre los perseguidos por motivos políticos estuvieron las catalanas hermanas Sen: Pilar y Maruja. De esta última es de quien nos ocuparemos en la columna de hoy.

Maruja Sen (Foto cortesía de Salvador Nájar, Archivo Personal)

Nacida en Barcelona, España, el 26 de diciembre de 1915, en su juventud estudió actuación en su ciudad natal e incursionó en el teatro. La Guerra Civil cortaría su carrera de golpe en su natal Cataluña, cuando su hermana Pilar, también actriz y ella, fueron obligadas a huir a Francia debido a su abierta oposición y activismo en contra del gobierno franquista. Se les prohibió la entrada a España so pena de muerte o encarcelamiento, por lo que, desde el país galo abordaron el barco de vapor Mexique, junto con otros cientos de refugiados, con rumbo al otro lado del Atlántico, hacia México. El 27 de julio de 1939 ambas hermanas Sen llegarían al puerto de Veracruz y, al establecerse en México, reiniciarían sus carreras de arte dramático. El talento histriónico y la belleza física de ambas hermanas las condujeron a incursionar en el cine y la radio mexicanas, además del teatro. Fue principalmente la radio el medio donde Maruja obtuvo prestigio y reconocimiento. Allí, durante la versión radial de Don Juan Tenorio, que se transmitía por la XEB, fue que conoció al que sería su esposo y padre de su hijo, el actor y laudero Roberto Espriú, que en ese entonces también fue un actor de radio de gran reconocimiento.

Tuvo participaciones pequeñas en el cine y la televisión, en cintas como La Casa de Bernanda Alba (1982), además de programas cómicos y telenovelas.  Fue en 1953 que, probablemente influenciada por su esposo, entró a laborar en el doblaje de voz, en la empresa Rivatón de América, también de los refugiados españoles Adolfo de la Riva y Luis Cortés. La voz dulce, femenina, articulada y de perfecta dicción, le valieron un lugar destacado en la traducción sincrónica, ya que después laboraría en empresas como CINSA, SISSA, R. K. Tompkins y Asociados, Grabaciones y Doblajes, S.A., Sonomex, entre otras. Cabe destacar que fue en Tompkins y Asociados, la empresa en la que fue descubierta y cobijada por el gran Edmundo Santos, quien la convertiría en parte de su selecto equipo de trabajo para sonorizar los filmes de la empresa Walt Disney. 

La voz de Maruja Sen en el papel de Madam Mim en La Espada en la Piedra (Imagen via Disney Wiki)

Entre los personajes de la factoría del ratón Miguelito, como se le conoció durante mucho tiempo al roedor animado, estuvieron la excéntrica Madam Mim en La espada en la piedra (1960), quizás su papel más conocido y aclamado en el doblaje, que interpretó con un desenfado y frescura imparables; Nanny en La noche de las narices frías (1961), además de Amelia Locuaz en Los Aristogatos (1970). Como dato curioso, tanto en La espada en la piedra como en la Noche de las Narices Frías ocurrió algo inusual. Debido a la censura franquista, se estableció que todo debía presentarse con doblaje al castellano, sin embargo, para ahorrar costos, las cintas de Disney llegaron con el doblaje mexicano a la península ibérica.  Debido a la persecución política que sufría la señora Sen, los censores del gobierno español exigieron a Disney que se cambiasen los créditos omitiendo el nombre de Maruja, a lo que Disney se negó rotundamente. Como solución, los censores cambiaron los títulos de las películas a “Merlín el encantador” y “101 dálmatas” para forzar a Disney a incluir nuevos créditos, cosa que no hicieron, dejando solo los títulos “Walt Disney presenta” en español junto con los nuevos nombres e incluyendo los créditos en inglés. Sería hasta 1970 que la secretaría de turismo española relajaría la censura permitiendo el nombre de Maruja en Los Aristogatos.

 

Nanny en La Noche de las Narices Frías, con la interpretación de Maruja Sen (Imagen via Doblaje Wiki)

Otros personajes interpretados por la talentosa catalana en Disney serían Cangu en los cortos de Winnie Pooh (1966), y la elefanta Prissy en el doblaje mexicano de Dumbo (1941). En las series y cintas live action prestó su voz a actrices como Audrey Hepburn en cintas como Un camino para dos (1967) y Cómo robar un millón (1967), a María Ouspenskaya en El lobo humano (1941) y Frankenstein y el lobo humano (1943); a Mary Tyler Moore en El show de Mary Tyler Moore (1970) y El Show de Dick Van Duke (1961), Eva Gabor en Granjero último modelo (1965), Alice Pearce en Hechizada (1964), Zsa Zsa Gábor en Sombras del mal (1958), Debbie Reynolds en La edad del deseo (1955), Jennifer Jones en El hombre del traje gris (1956), Anne Baxter en Hablemos de Eva (1950), entre muchas otras.  Tuvo también papeles secundarios en series de tv y animaciones como Batman, El Cisco Kid (posiblemente esta serie fue su debut en el doblaje de voz), El Gran Chaparral, El Santo, La Dimensión Desconocida, Los Locos Addams, Mi Bella Genio, Festival de Clásicos Familiares, Los Picapiedra, entre otras. Su última aparición registrada hasta hoy en el doblaje de voz, es la película Los Muppets toman Manhattan (1984), donde interpretó en español a Gates McFadden.  Es en aquellos años ochenta que una sorpresiva y larga enfermedad la obligó a retirarse de la actuación. Eventualmente, se recuperaría y pasaría el resto de su vida viviendo tranquilamente en la capital mexicana, al cuidado de su marido y su hijo, Roberto Jr, quien se convertiría en un destacado actor, además de ingeniero y profesor graduado de la Universidad Nacional Autónoma de México.  Fue un 4 de junio de 2002, que a los ochenta y seis años de edad, la señora Sen dejaría este mundo, víctima de un infarto masivo al miocardio. Un talento que, desgraciadamente, las generaciones del doblaje de voz de los años ochenta y noventa no pudieron conocer, pero que pudo haber contribuido a su bagaje cultural y dramático, se había ido. Pero, indudablemente quedó vivo en la forma de la ruidosa y vivaz Madam Mim, en los versos de la canción que interpretó con increíble talento y energía, además de doblar los diálogos:

“¡Un fenómeno soy,
la lunática y única, 
loca, genial, 
Madam Mim!”

La historia y el pasado esperan, la próxima semana en nuestra columna Historias del Doblaje.

Referencias

Agradecimiento especial a Alfonso Carralero y José Luis Ortiz por los datos biográficos de Maruja Sen.

  http://pares.mcu.es/MovimientosMigratorios/detalle.form?nid=34875

 http://www.doblajedisney.com/roberto-espriu/

 http://es.doblaje.wikia.com/wiki/Maruja_Sen






Relacionados