Carlos Petrel, alma gitana y entonación gala

Adrián Gundislav – Historias del Doblaje
En Busca del Doblaje

Otro de los actores que son ampliamente recordados a casi veinte años de su fallecimiento; Carlos Petrel, fue una de las voces más identificables, únicas y peculiares en el doblaje de voz en México. Con su acento francés y tesitura de barítono, incontables producciones de tv y cine se vieron engalanadas con su habla de calidad extraordinaria. Hoy, la historia de Carlos Petrel.

Carlos Petrel (Imagen via: Wiki Doblaje )

Nacido como Juan Manuel López Alcantud el Día del Niño del año 1930 en Valencia, España, durante sus primeros años de vida el estallido del conflicto bélico civil en el país ibérico lo obligó a trasladarse con su familia a Francia, donde fueron recibidos, como muchos otros españoles, en los terribles campos de refugiados, donde hombres, mujeres y niños vivieron en condiciones de hacinamiento, miseria, pobreza y enfermedad. No obstante, esta situación tan grave no detuvo al joven Petrel, que aprendió el idioma francés y empezó a ganarse la vida como cantante de chansons francesas, las predilectas del público galo en aquella época.  En algún momento posterior al conflicto en su país natal, a finales de los años cuarenta o inicios de los cincuenta, emigró a México e hizo de la capital azteca su residencia permanente, donde se convirtió en una atracción exótica y llamativa para los capitalinos al actuar como cantante en centros nocturnos, y ampliar su repertorio al tango argentino y las canciones populares de la época. Es durante aquellas épocas que, algún cazatalentos de la XEW lo descubre y lo invita a participar demostrando su talento en la famosa cadena radiofónica. Este sería el inicio de una carrera en los medios audiovisuales que terminaría por ocupar la mayor parte del tiempo del ya adulto Petrel. Su voz de calidad tersa, timbre profundo y acento extranjero le granjearon participaciones importantes en los radioteatros y radionovelas, llegando a reemplazar a Luis Manuel Pelayo en seis episodios de la famosa y laureada Kalimán, que fueron Los Piratas del Espacio, Más Allá del Más Allá, El Castillo de los Monstruos, La Invasión de los Satánicos, El Pulpo de los Tentáculos Dorados y Muerte en la Cuarta Dimensión. Como fue obvio, el cine y la tv le abrieron sus puertas más tarde, actuando en largometrajes como El ciclón del Caribe (1950), probablemente su debut en el celuloide mexicano; La reina del mambo (1951), Vuelve el sábado (1951), La alegre casada (1952), Locos por la televisión (1958) y más tarde en teleseries y telenovelas como Vida robada (1961), Juegos del destino (1981) y Cuna de Lobos (1986). Otras cintas destacadas fueron La virgen de Guadalupe (1976), Mariachi (1977), El virus del poder (1988) y Perfume, efecto inmediato (1994).

Carlos Petrel realizó el doblaje del comandante Spock en Viaje a las Estrellas (1966) (Imagen via: Wikipedia )

Respecto a su trayectoria en el doblaje de voz, hasta donde se sabe, debutó en la empresa CLADSA, posiblemente en el año de 1955 en un curioso documental religioso creacionista llamado El Instituto Científico Moody Presenta (1952), doblando al presentador Irwin Moon. Más tarde, incursionaría en empresas como R. K. Tompkins y Asociados, SISSA, CINSA, Sonomex, entre otras. Entre los actores que sonorizó, estuvieron Bernand Lee en las cintas de James Bond 007: Solo se vive dos veces (1967), 007: Vive y deja morir (1973), y El espía que me amó (1977) en el papel de M, el jefe del agente Bond y responsable del servicio de inteligencia británico. Maurice Chevalier en Gigi (1958), Can Can (1960) y Escándalos Imperiales (1960). Lawrence Olivier en Espartaco (1960) y Jesús de Nazareth (1977). Charles Boyer en La vuelta al mundo en 80 días (1956) y Los cuatro jinetes del Apocalipsis (1962). Louis Calhern en cintas como Alta sociedad (1956), Nido de águilas (1954) y Mientras la ciudad duerme (1960). En series televisivas, su personaje más reconocido fue el del comandante Spock en Viaje a las Estrellas (1966) y en las cintas de la franquicia Star Trek (1979) y Star Trek 5 La última frontera (1989). También fue la voz de Tom Bosley en Las calles de San Francisco (1972) y en La reportera del Crimen (1983). Fue también el estelar James Dury en la serie western El Virginiano (1962).

Carlos Petrel realizó el doblaje de Shere Khan en El Libro de la Selva (Imagen via: Wikipedia )

Fue también presentador y narrador en un sinnúmero de cintas y series animadas y live action, entre ellas, Ásterix el galo (1967), El caldero mágico (1985), Audacia es el juego (1968), El exorcista (1973), Aeropuerto (1970), El Rolls-Royce amarillo (1965), Hawaii azul (1961), En busca de… (1976), El mastín de los Baskerville (1959), Los hermanos Karamazov (1958), El día que paralizaron la tierra (1951), Mujercitas (1949), entre muchas otras. Quizás sus personajes animados más reconocidos son el malvado Scar en El Rey León (1994), Shere Khan en El Libro de la Selva (1965), Lumiére en La bella y la Bestia (1991) y su secuelas: El mundo mágico de Bella (1997) y La Navidad Encantada de la Bella y La Bestia (1998); David el Gnomo en la serie homónima de 1985, así como el cómico Abraham Simpson, el abuelo de la familia de Homero, en la famosísima serie Los Simpson (1989) desde la temporada 1 hasta la 11.

Carlos Petrel realizó el doblaje de Scar en El Rey León (Imagen via: Wikipedia )

Como cantante en el doblaje, interpretó las canciones de sus personajes Lumiere y Scar, en las respectivas cintas La bella y la bestia y El Rey Léon, además de cantar el tema principal para Los Aristogatos (1970). Formó parte en 1977, del pionero grupo selecto de actores comandados por Julio Macías para hacer doblaje en español en Los Angeles, California. En su estancia en Los Ángeles, quizás su personaje más famoso fue el terrible Darth Vader en la primera entrega de Star Wars, Una Nueva Esperanza (1977).

Fue también mientras laboraba en la empresa ESM donde debutó como director de doblaje. A su regreso a México a mediados de los años ochenta, dirigió series y películas como La reportera del crimen (1983), Casablanca (1942), Columbo (1971), El mundo de Beakman (1992), Robin Hood: Principe de los ladrones (1991), entre otras.

En su vida personal, se casó con una mujer norteamericana que le dio a sus hijos: Carla y Jean Pierre. De otro matrimonio nacieron Carlos y Alfredo. Un amante del buen vino, la fiesta, la música, el buen tabaco, la vida bohemia y los placeres terrenales, a su regreso a México, en los años ochenta se encontró con que su salud había comenzado a decaer a un ritmo alarmante. Aquejado de hepatitis crónica y otras enfermedades, sus participaciones en el doblaje serían cada vez menores, hasta que dejó de existir el 10 de septiembre del año 2000 en su casa de la Ciudad de México, dejando un enorme legado y una huella muy importante en el doblaje de voz. La voz afrancesada que seducía a las mujeres cantando en francés, pero que también era capaz de interpretar los gritos, gruñidos y protestas del amargado Abuelo Simpson, terminó de oírse para siempre. No podemos dejar de notar cómo con la muerte del señor Petrel, ha quedado un gran vacío en sus personajes que, en opinión del autor, nadie más ha podido llenar con tanta vivacidad, ingenio y cadencia. Descanse en paz.

Sigamos buscando los tesoros, la próxima semana, con másHistorias del Doblaje.

 





Relacionados