Carmen Donna-Dío, una cubana gentil.

Adrián Gundislav – Historias del Doblaje
En Busca del Doblaje

Entre los talentosos artistas que recibieron el apoyo del señor Edmundo Santos para las producciones en Disney, estuvo otra genial y simpática bailarina y actriz cubana, de nombre Carmen Donna Dío. Dotada de una peculiar voz, terminaría por convertirse en una de las voces femeninas más icónicas y distintivas del doblaje de voz desde los años cincuenta hasta su retiro y posterior fallecimiento. Hoy nos toca la fascinante vida de Carmen Donna-Dío.

María del Carmen Donna Dío Rodríguez nació el 4 de noviembre de 1921, en La Habana, Cuba. De ascendencia española e italiana, su padre fue un destacado concertista. Desde muy joven emigró a México, donde acompañaba a su padre en la guitarra en un programa radial de nombre Cuerdas y Guitarras. Su tío poseía una caravana de espectáculos musicales y circenses, y allí Carmen laboró como contorsionista y bailarina, a la vez que tocaba la guitarra y la mandolina. Es durante las largas jornadas en la caravana, que conoció a Edmundo Santos, quien en ese entonces ya era un consumado bailarín y actor. Santos la tomo bajo su tutela y la convirtió en su pareja de baile durante muchos años. Poco después, a los diecisiete años, contrae matrimonio con Juan Tenorio, representante artístico y cantante, con quien procreó a Joaquín, su primer hijo. Cuatro años después, el matrimonio se hundiría irremediablemente, dejando a Carmen con la responsabilidad de cuidar y sacar adelante a su hijo. Es la necesidad de un ingreso constante, y su eterna pasión por la actuación y las artes, la que la llevo a volverse alumna de algunos de los mejores maestros del arte dramático de la época. Eventualmente, la XEW le abriría las puertas en las populares radionovelas y radioteatros, donde logró rápidamente colocarse como un elemento indispensable y valioso debido a su calidad actoral y a su voz grave, enérgica y peculiar. Obtuvo la fama tempranamente en la radionovela “Corona de Espinas”, donde fue ampliamente reconocida por los radioescuchas de la XEW. Más tarde, Telesistema Mexicano le abrió las puertas, en la incipiente televisión mexicana, donde actuó en programas, sobre todo de comedia; además de ser locutora y presentadora, llegando a ser la voz oficial del programa “El teatro fantástico de Cachirulo”.

En los años cuarenta, vuelve a contraer matrimonio y queda embarazada de su hija Olga, hoy un elemento destacado del doblaje con más de cuarenta años de experiencia. Su embarazo le impidió formar parte del famoso grupo de actores que viajaron a la MGM en Nueva York, pero continuó laborando en teatro y radio. En 1950, debido al convenio de Disney con los estudios Churubusco, es convocada por Edmundo Santos para laborar en los largometrajes animados de la empresa del ratón Mickey.

Bruja Blancanieves

Imagen via (Pinterest)

Al mismo tiempo que la televisión mexicana comenzaba a crecer, el doblaje de televisión de voz hizo lo propio, y doña Carmen fue llamada a trabajar en empresas como Rivatón de América, R. K. Tompkins y Asociados, al lado de su amigo y colega, Edmundo Santos; SISSA, CINSA, Sonomex, CLADSA, entre otras. Probablemente, los personajes más recordados de la señora Donna-Dío fueron los que realizó para Disney bajo la dirección de Edmundo Santos, entre ellos destacaron Cruella De Vil en 101 Dálmatas (1961), La Bruja en Blanca Nieves y los Siete Enanos (doblaje de 1964), una de las hermanas de la Cenicienta (1950), la señora Mary Darling en Peter Pan (1953), Winifred en el Libro de la Selva (1965) entre otros. Fuera de los largometrajes, en las series de acción real y de animación, es recordada por personajes como la dura suegra Endora en Hechizada (1964), Jane Hathway en Los Beverly Ricos (1962), La abuela Ethyl en Dinosaurios (1991), Raquel Ochmonek en ALF (1986) y, el que quizás fue el más famoso de sus personajes animados, la amorosa Nana del Conde Pátula (1983). Dobló a Agnes Moorehead en tres largomentrajes de Hechizada, a Edna May Oliver en tres ocasiones y a Betty Davis, quien le envió una carta de agradecimiento debido a su estupendo trabajo de doblaje. También prestó su voz a actrices como Hermione Gingold, Judith Anderson y Kathleen Freeman.

Conde Pátula

Imagen via (Count Duckula Wiki)

Durante su juventud, Carmen fue una mujer sumamente atractiva que captaba las miradas de muchos hombres, sin embargo, ella permaneció como siempre dedicada a su familia, siendo una madre y esposa ejemplar, una persona llena de cariño, calidez, amabilidad, dulzura y paciencia para todo el mundo. Curiosamente, es su personaje más memorable en la serie animada del Conde Patula, en la opinión de quien esto escribe, aquel que encarnaba mejor la personalidad agradable de la señora Donna-Dío. A inicios de los años 2000, Carmen seguía laborando en doblaje, hasta que en el año 2002, su edad y salud delicada le impidieron seguir trabajando. Desgraciadamente, su salud no mejoraría al pasar de los meses y moriría un 29 de septiembre de 2005, en un hospital de la capital mexicana auspiciado por la ANDA, víctima de un choque séptico.

Quien escuche la voz cálida, áspera y gentil de Carmen, escuchará la voz no solo de una abuela dulce, de una villana sin escrúpulos, o de una matriarca de armas tomar. Escuchará la voz de una persona que dejó su huella sonora a través de varias generaciones y cuya calidad humana estaba fuera de toda duda. Carmen Donna-Dío, que trató amorosamente a todos los que pudieron conocerla, con la misma atención, cariño y compasión que a su querido Patolín, como la Nana. En unos tiempos tan difíciles como los actuales, solo se puede desear tener en nuestros corazones, la amabilidad y la compasión que la entrañable Carmen practicó como una ley de vida…

Los esperamos la próxima semana en Historias del Doblaje

Fuentes

http://www.doblajedisney.com/olga-donna-dio/ Entrevista con Olga Donna-Dío.

 





Relacionados