Las pruebas de los crímenes económicos de los neoliberales en México

Expedientes del Poder
Jorge Santa Cruz 
Voces del Periodista

El futuro de México está en juego, por lo que es absolutamente necesario no sólo acudir a votar, sino ser un promotor entusiasta del voto.

La Nación requiere, con urgencia, un cambio de rumbo. Es necesario que se recupere el respeto a la dignidad humana y se procure la integración de todas las clases sociales, a partir de los más altos ideales nacionales de libertad, independencia, justicia y unión.
Digámoslo claro: los mexicanos hemos sido convertidos en cosas, que valemos más en función de lo que consumimos y de lo que nos endeudamos.

La dictadura neoliberal, que nos impusieron desde 1982, con Miguel de la Madrid Hurtado, parte de una premisa engañosa, formulada por uno de los ideólogos de la Escuela de Chicago, el austriaco Friedrich August von Hayek: la libertad económica no admite la intervención del Gobierno en la economía, porque cuando ésta ocurre, se instala la tiranía.

Hayek fue muy puntual en decir que toda persona es libre de comer; su escuela económica, sin embargo, no garantizó que cada ser humano tenga el alimento necesario para poder alimentarse de manera adecuada.

Pues bien: en aras de esa falsa libertad neoliberal, el régimen imperante se ha dedicado a fomentar una economía de mercado sustentada en la esclavitud, la pobreza, la usura, la especulación y la entrega de recursos nacionales.

Esclavitud, explotación y pobreza


El 15 de mayo pasado, Voces del Periodista Diario publicó una nota titulada La verdad de los salarios en México. Más empleo, menos paga, que refleja con claridad las precarias condiciones en que vive una gran parte de los mexicanos. La tabla siguiente es muy reveladora:

Distribución de los salarios entre los trabajadores mexicanos Número de trabajadores
Mexicanos con empleo, pero sin paga 3.4 millones
Mexicanos con que percibieron hasta dos salarios mínimos 22.1 millones
Mexicanos que ganan 10 o más salarios mínimos Menos de 480 mil
Elaboración propia. Fuente: IDIC

Pero hay más: en agosto de 2017, de acuerdo con la nota de Voces del Periodista Diario, el investigador de la UAMMiguel del Castillo Negrete, el uno por ciento de los mexicanos concentraba más del 30 por ciento de la riqueza nacional.

Con base en esta lógica injusta se explica, tristemente, que -como lo informó Voces del Periodista Diario– el Ingreso Promedio Nacional fue de mil 728 pesos mensuales, en abril del presente año.

El 1 de mayo pasado, cuando se conmemoró el Día del Trabajo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos confirmó que los 10 más ricos concentran el 50 por ciento de la “riqueza” de los más pobres.
La información fue difundida por Voces del Periodista Diario.

Este modelo económico, por ende, debe cambiar, por uno que ponga a la economía al servicio de las personas y de la Nación y no al revés.

Usura


Baste el siguiente dato para captar la traición del régimen al interés de la población: las 48 instituciones bancarias que operaron en México, en 2017, en su mayoría extranjeras, tuvieron ganancias por 137 mil millones de pesos, con un 28 por ciento más que el año anterior. El dato fue publicado el 2 de febrero de este 2018, por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Se trata de otro resultado lógico, a partir de que el gobierno mexicano le permite a los bancos cobrar altísimas tasas de interés por el dinero que prestan y abusivas comisiones por los servicios que ofrecen a su clientela cautiva. La usura es protegida por el actual régimen.

Hablemos, a continuación, de los especuladores. Baste decir que las 36 casas de bolsa que operaron en nuestro país el año pasado reportaron utilidades de ocho mil 247 millones de pesos, con un aumento del 42.1 por ciento con respecto al 2016. Así lo reportó la propia Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el 28 de febrero de 2018.

Digámoslo claro: ni bancos y casas de bolsa, producen. Sus utilidades se basan en la usura y la especulación.

Está claro que no podemos seguir así. Urge revertir el actual modelo neoliberal. Es necesario regresar a uno de Economía Mixta, que permita al Estado preservar los recursos estratégicos y fomentar la verdadera libertad empresarial a la que aspiran las micro, pequeñas y medianas empresas de México, que proveen 7 de cada 10 empleos.

La historia nos pone ante una gran oportunidad de conseguirlo, votando el próximo 1 de julio.

(*) El presente artículo se publicó originalmente en Voces del Periodista Diario:

Las pruebas de los crímenes de los neoliberales en México

 




Sobre el autor
Jorge Santa Cruz- Periodista, profesor universitario, Director Académico del Club de Periodistas de México, A.C., y consultor en Comunicación y Periodismo.

Relacionados