Los ‘Memes’ del debate, la opinión pública en el siglo XXI

Zuri Grace Bretón

La expresión pública contemporánea que no distingue tópicos, abarca desde entretenimiento, pasando por deportes y con total desenfado se mete de lleno en el terreno de la política mexicana.


Nacen, se comparten, se viralizan, pasan de moda y se olvidan, ese es el ciclo de vida de los ‘Memes’, el fenómeno mediático que nació de manera involuntaria en las entrañas de la web y hoy en día tiene ya proporciones importantes en el terreno sociocultural. Prácticamente cualquier acontecimiento que se dé en la vida pública es material para los creativos internautas, quienes buscan convertir todos los sucesos de la vida cotidiana en un chiste que, si es lo suficientemente bueno, podrá convertirse en el nuevo ‘meme’ del mes.

CaricaturaSon temas diarios de conversación escolar, familiares y hasta laborales. Durante los últimos años nos familiarizamos profundamente con ellos de manera casi imperceptible, los asimilamos con facilidad y se han permeado en el inconsciente de prácticamente cualquier mexicano con acceso a internet, a tal punto que es difícil imaginar navegar en redes sociales sin encontrarte con alguno de ellos.

Por supuesto, no siempre fue así, la opinión pública se ha valido de diversos medios para propagarse a lo largo de la historia. Desde los pregoneros en la época de la colonia, hasta los carteros, peluqueros y los boleros de calzado algunas décadas atrás. Los foros de discusión eran los patios de las vecindades, los lavaderos o cualquier espacio de convivencia mutua entre vecinos, amigos y familiares. Estas discusiones les permitían transformar la noticia de lo formal a lo coloquial, a partir de la información que les era suministrada.

Precisamente, ese es el gran diferenciador de aquella época respecto al modelo actual; el intercambio de puntos de vista se quedaba a un nivel local, probablemente más personal y profundo entre quienes fluctuaba la información, pero con mucho menor proyección y alcance hacia la masa, para quienes el discurso oficial, que se compartía en los medios de comunicación masiva tradicionales, era la verdad absoluta. Principalmente la televisión, misma que según la Revista Mexicana de Opinión Pública de la UNAM, constituye para el 76% de mexicanos la fuente más relevante de información política.

Este modo de propagación de información comenzó a modificarse en los inicios del siglo XXI con la llegada del único medio que ha podido disputarle el trono a la TV: El internet. El alcance de este medio, se potencializó cuando dicha tecnología se puso al alcance de las  mayorías. En la actualidad, esta mayor facilidad de acceso a la web, consecuentemente trajo consigo el apogeo de los ‘memes’.

El término que le dio nombre a este fenómeno comunicativo data de varias décadas atrás, el responsable es el científico evolucionista, Richard Dawkings, quien en su libro ‘El gen egoísta‘ (The Selfish Gene) de 1976, acuña el término ‘meme’ como “la unidad básica de transmisión de cultura o unidad de imitación.” Este concepto se rescató años después, para referirnos al contenido digital, generalmente en forma de imágenes con un concepto en común, que se crean y difunden con gran rapidez entre los usuarios. Por supuesto, en la era de la inmediatez, la mayor ventaja que puede tener un ‘meme’ sobre otro es precisamente la pronta respuesta ante la novedad.

Humor GráficoY, ¿qué puede ser más novedoso en nuestro entorno nacional que el presente desarrollo de las campañas electorales? Pues, entre las confrontaciones de los presidenciables, su propaganda política y los errores en las declaraciones de cada uno, nos otorgan una mina de material perfectamente explotable, por su corte involuntariamente cómico, que resulta imposible de ignorar para la creación de ‘memes’ que cobran vida propia en simultaneidad con los debates, mismos que se han convertido en el escenario perfecto donde confluyen todos estos elementos.
Tanto en el primer, como en el segundo debate, tuvimos una oleada de ‘memes’ que sorprendieron por la instantaneidad con la que surgieron, pues circulaban ya en la web cuando la transmisión de los mismos aún no finalizaba. Las noches del 22 de abril y del 20 de mayo respectivamente, se caracterizaron por inundar las redes con imágenes chuscas satirizando las expresiones y situaciones que protagonizaron los candidatos a la presidencia de México.

La joya de la noche del primer debate, en cuanto a material para ‘memes’ se refiere, fue sin dudas, la polémica propuesta del candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón ‘El Bronco’ de “mochar manos” a los ladrones. Aunque no fue el único, todos los candidatos contribuyeron de alguna manera. Así se hicieron presentes los ‘memes’ aludiendo a la lentitud de AMLO en responder, a los gráficos de Anaya, al nerviosismo de Margarita Zavala quien, por cierto, para el siguiente debate ya habría renunciado a la contienda, al Whatsapp de ‘El Bronco’ y a la reiteración constante del “Soy José Antonio Meade” por parte del candidato del PRI.

Debate PresidencialDentro de los ‘memes’ más compartidos de esta primera noche se encuentra aquel donde Anaya sostiene uno de sus apoyos visuales, pero que en lugar de apreciarse una de sus gráficas, se lee “Ya no me digan Chicken Little”, o la imagen donde vemos al expresidente Felipe Calderón con una bebida en la mano, acompañada de la frase “Un shot por cada vez que Margarita tartamudee” burlándose del supuesto problema con el alcohol del ex-panista.

El segundo debate tuvo notables variaciones con respecto al primero, empezando por la ausencia de la excandidata Margarita Zavala y la presencia de ciudadanos indecisos respecto a su voto a quienes se les cedió el micrófono para interrogar directamente a los aspirantes. En esta ocasión, el debate se caracterizó incluso más que el primero por la sequía de propuestas y la lluvia de ‘memes’.

Fue el candidato de la coalición ‘Juntos haremos historia’, López Obrador, quien dio más de qué hablar con algunas de sus intervenciones que, involuntariamente o no, tuvieron un corte cómico. El ahora famoso apodo “Ricky Riquín Canallín” que usó el tabasqueño para dirigirse a su oponente Ricardo Anaya ha sido incluso objeto de titulares en periódicos como ‘El Universal’ y ‘Excélsior’. El sobrenombre se convirtió también en la frase de un ‘meme’ virilizado, en el que se le monta el rostro de Ricardo Anaya al cuerpo del mismo Ricky Ricón vestido de traje y sentado en su característico y elegante escritorio con una sonrisa sínica.

Así mismo Obrador protagonizó otro momento parecido durante la noche al esconder de manera sobreactuada su cartera cuando Anaya nuevamente lo interpeló acercándose más de lo normal al morenista. Acto que terminó retratado en un ‘meme’ donde se contrasta la escena de la defensa de la cartera con un montaje de ‘El Bronco’ sosteniendo un machete y rematando con la frase “Escuché que alguien quería robar una cartera”, haciendo referencia a las declaraciones del independiente en el pasado encuentro.

Por su parte el abanderado del PRI tuvo una participación de menor relevancia, que coincide con lo reflejado en las encuestas más recientes donde no ha podido remontar del tercer lugar. Incluso Jaime Rodríguez logró un momento de mayor estelaridad ganándose su lugar en la nueva edición de ‘memes’ cuando invitó a los punteros Obrador y Anaya a fundirse en un incómodo abrazo.

Al ser los ‘memes’ hoy en día los protagonistas en redes sociales, es importante dimensionar su alcance, pues son cada vez más los mexicanos que se suman a las filas del ejército internauta, ya sea como espectadores o creadores de contenido. La Asociación de Internet.mx, señala en su ‘Estudio sobre los Hábitos de los usuarios de Internet en México 2018’, importantes avances en el rubro de la accesibilidad; 51.2 millones de mexicanos son usuarios de este servicio y de ellos 8 de cada 10 accede a redes sociales.

Si bien, los ‘memes’ tienden a ser una versión simplista y superficial de los hechos y son fácilmente manipulables o se prestan a malinterpretación, se les debe reconocer los atributos inmanentes que tienen por la naturaleza autónoma del medio donde nacen. Al ser internet un espacio más libre donde la manipulación de la opinión pública tiene menor injerencia, el contenido racional o crítico de los ‘memes’ cobra mayor autenticidad, sin dejar de lado el alto grado de influencia que tienen en la percepción de la realidad de las nuevas generaciones. Convirtiéndose así en el primo ‘millenial’ de la caricatura política en lo que a sátira y crítica social se refiere.

Prueba de la relevancia actual de este medio de comunicación es que, para el tercer debate, el Instituto Nacional Electoral (INE) ha lanzado una convocatoria para que los ciudadanos propongan precisamente a través de las redes sociales las preguntas que quieran incluir en esta última edición. A través de su cuenta de Twitter el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, señaló que esta iniciativa busca “innovar la realización de los debates presidenciales del actual proceso electoral.”

Los temas que se abordarán la noche del 12 de junio desde la ciudad de Mérida, son; Crecimiento económico, pobreza y desigualdad; Educación, ciencia y tecnología; y Desarrollo sustentable y cambio climático. Las expectativas hacia los candidatos son altas y es imposible predecir el rumbo que pueda tomar este último debate entre los presidenciables.

Lo que sí es un hecho es que mientras algunos ciudadanos esperan que las propuestas sean más que los ‘trending topics’, un importante sector de la población buscará inspiración para externar sus ideas en los diversos foros virtuales a través de ingeniosos ‘memes’, esperando una respuesta viral que le de valor a su opinión.

 





Relacionados