Jorge Lavat, la elegancia personificada.

Adrián Gundislav – Historias del Doblaje
En Busca del Doblaje

Uno de los actores más reconocidos y respetados de las décadas de los sesenta y setenta, galán de televisión y cine, fue también un destacado elemento dentro del doblaje de voz desde los años cincuenta hasta su muerte. Actor de teatro, cine, televisión, radio, doblaje y locutor, Jorge Lavat es poco conocido por su faceta como histrión sincrónico. Hoy, la historia de otro talento increíble de la familia Lavat.

Jorge Lavat Bayona fue alumbrado un 3 de agosto de 1933, en la capital mexicana. hijo de Francisco Lavat Verástegui y Edelmira Bayona Oropeza. Hermano de los también actores José Lavat y Queta Lavat, desde joven fue un rebelde aventurero que se metía en problemas constantemente. Expulsado de varios colegios, fue internado en una escuela militar. Allí surgió en él la idea de convertirse en piloto aviador, por lo que viajó a la ciudad fronteriza de Tijuana. La empresa fracasó y el adolescente Jorge desempeñó varios empleos no relacionados ni a la aviación ni al arte dramático, que aún no pasaba por su cabeza. Volvió a la capital, donde encontró un empleo nocturno en el Hotel Montecasino. Para aquel entonces, su hermana Queta ya era una prestigiosa y solicitada actriz parte de la época de oro del cine mexicano. Picado por la curiosidad, Jorge acompañaba a Queta a los estudios cinematográficos San Ángel, y fue allí donde la llamada artística despertó en él. En 1958 debutó como extra en el cine mexicano, a la vez que realizaría doblaje de voz al español. La cinta que lo vio debutar fue

Homero Adams (Imagen: Wikimedia

 (1958) al lado del célebre Tin Tan y María Antonieta Pons. De allí en adelante, su altura, porte elegante, voz grave y viril, personalidad carismática, afable y seductora, le abrieron las puertas en la televisión, el teatro, la radio y la locución. Fue también parte del elenco de Senda Prohibida (1958), la primera telenovela mexicana de la historia. En el cine, trabajó al lado de estrellas como María Félix, Ignacio López Tarso, Silvia Derbez, Víctor Alcocer, Jorge Negrete, Narciso Busquets, Enrique Lizalde, Jacqueline Andere, Ofelia Guilmáin, José Gálvez, Gustavo Rojo, entre muchos otros. Cintas como ¡Ay Jalisco, no te rajes! (1965), Especialista en Chamacas (1965), Flor Marchita (1969), Yesenia (1971), Triángulo (1972), El estudiante (2009), Marcelino Pan y Vino (2010), vieron su despliegue de talentos histriónicos.

La televisión sería el medio que lo convertiría en una estrella, siendo popular sobre todo con el público femenino. Además de Senda Prohibida, actuó en teledramas como Corona de Lágrimas (1965), Anita de Montemar (1967), Yesenia (1970), Los Hermanos Coraje (1972), Vivir un poco (1985), Quinceañera (1987), al lado de Adela Noriega; Muchachitas (1991), La vida en el espejo (1999), y Eva Luna (2010) para Univisión. En teatro, entre sus obras más destacadas, representó los monólogos Bandera Negra y Pena de Muerte desde 2003 hasta 2011, haciendo giras por todo el territorio nacional. Fue también un popular y reconocido declamador y artista de la canción hablada, grabando dieciocho discos con populares narraciones y poemas como Desiderata, La mujer que yo quiero, Cómo has hecho, Wendolyn, Anónimo veneciano, La historia de tu adiós, Porque yo te amo, que fueron un éxito arrollador a lo largo de América Latina.

En su vida personal, estuvo casado en tres ocasiones, la primera con Beatriz Romo; tuvo una relación con Chuty Rodríguez, quien fue madre de sus hijas Paola y la también actriz Adriana Lavat. Su segunda esposa fue Socorro Burgos que le dio otros dos hijos y finalmente se casó con la actriz también de doblaje Rebeca Manríquez, quien fue su viuda. En 2009 ganó la Diosa de Plata por su actuación en la cinta El estudiante (2009).

El Túnel del Tiempo (Imagen: Wikimedia

En el doblaje de voz, trabajó en empresas como CINSA y SISSA, prestando su voz a actores como Sean Connery en 007 contra el Dr. No (1962) y 007, Desde Rusia con Amor (1963), Cary Grant en Algo para recordar (1957), además de doblar a Rock Hudson en La Segunda Vez (1966) y Los Invencibles (1969). Fue la voz de Abraham Lincoln en la popular película Una Noche en el Museo 2 (2009). En series televisivas fue la voz estelar de Britt Reid en El Avispón Verde (1966), Douglas Phillips en El Túnel del Tiempo (1966), David Vincent en Los Invasores (1967), Homero Addams en Los Locos Addams (1966), Buzz Murdock en Ruta 66 (1960), además de pequeños papeles en series como Mi Bella Genio, El Super Agente 86, Hechizada, Combate, entre otras. Desde los años ochenta, debido a las cambiantes, inestables y cada vez peor remuneradas condiciones en el doblaje de voz, el señor Lavat dejaría de participar gradualmente en la especialidad dramática. En 2007 retomaría su actividad en el doblaje de voz, principalmente para producciones de cine. El regreso duraría poco, tristemente. En septiembre de 2011, es ingresado un hospital de la ciudad de México debido a dolores lumbares, la afección requirió una intervención quirúrgica, que empeoró con una infección. El día 14 de septiembre la voz declamante e impositiva silenció para siempre. El último trabajo que realizó en doblaje, fue el videojuego Fable III (2010) que le otorgó un gran reconocimiento y fama póstumos entre los fanáticos de los videojuegos.

Un hombre alto, elegante, bohemio, simpático, aficionado al tabaco en pipa y a la buena bebida, actor extraordinario y ser humano de gran calidez y altruismo. Así fue Jorge Lavat. Así es su voz, que sigue resonando en forma de aquellos versos…

“Camina plácido entre el ruido y la prisa,
y recuerda la paz que se puede encontrar en el silencio.
En cuanto te sea posible y sin rendirte,
mantén buenas relaciones con todas las personas.
Enuncia tu verdad de una manera serena y clara,
y escucha a los demás,
incluso al torpe e ignorante,
también ellos tienen su propia historia.”

Los esperamos la próxima semana con más Historias del Doblaje

 





Relacionados