SISSA-Oruga: La historia de los Candiani continúa


Adrián Gundislav – Historias del Doblaje

En Busca del Doblaje

Enrique y Gustavo Candiani, empresarios audaces y arrojados en el doblaje de voz, fundarían al poco tiempo de haberse asociado con Ken Smith, una empresa de doblaje que terminará por convertirse en la mayor competidora del gigante CINSA, y en el proceso, acabaría con la competencia de algunas de las otras empresas de doblaje, consolidándose como uno de los mayores productores de doblaje de voz en México. Hoy tenemos la saga de los hermanos Candiani y la famosa empresa que fue llamada coloquialmente Oruga.

La Isla de Gilligan (Imagen: Pixabay)

La historia de la empresa SISSA de nuevo se remonta, a un personaje que en principio no tuvo que ver con quienes serían después los motores de la compañía. Un ingeniero norteamericano, que había inventado un método para revelar el sonido en los largometrajes usando película sobrante tratada con material magnético. Estaba en una racha de mala suerte y fracasos debido a que los productores de cine no aceptaban sus políticas de pago a contraentrega para los sonidos revelados de los largometrajes. Pero es en 1957, que el ingeniero, de nombre Howard E. Randall, estableció un local para continuar con el revelado, producción y posproducción de sonido para largometrajes, justo al lado de unos modestos estudios de cine, antiguamente llamados estudios Cuauhtémoc, que, tras ser adquiridos por dos productores, de nombre Gregorio Wallerstein y Víctor Parra, los renombraron como Estudios América. El establecimiento que Randall puso, estaba en un terreno unido a los estudios, concretamente en la calle de Oruga No. 3, en la colonia que actualmente se llama Ex Hacienda de Coapa. Debido a las exigencias que pedía el ingeniero nortemaricano para cobrar, los productores de los estudios América ignoraron sus servicios de sonido. Desalentado, en 1959 le vende la empresa de sonido, junto con sus novedosos sistemas, equipamiento y métodos que había ideado en la producción sonora, a Gustavo y Enrique Candiani, quienes se asociarían para crear una empresa de doblaje, además de CLADSA que aún manejaban en aquel entonces. Es así como la nueva compañía es llamada Servicio Internacional de Sonido (SISSA).

Entre los actores y actrices destacados que se sumaron al nuevo proyecto de la empresa de la calle de Oruga, estuvieron talentos extraordinarios como Carlos Ancira, Bruno Rey, Narciso Busquets, Alberto Gavira, Rosanelda Aguirre, Eduardo Arozamena, las hermanas Silvia y Rocío Garcel, Amparo Garrido e Ismael Larumbe, José Luis Moreno López, Julio Lucena, Beatriz Aguirre, Enrique Zambrano, Enrique Gilabert, Edith Byrd, Humberto Osuna, Agustín López Zavala, Juan José Hurtado, Agustín Sauret, Carlos Roztinger, Zoila Quiñones, María Antonieta de las Nieves, Juan Felipe Preciado, Juan Antonio Edwards, Magdalena Ruvalcaba y su esposo Raúl Leonel de Cervantes, Salvador Carrasco, Leopoldo Benítez, Luis Bayardo, Omar Jasso, Antonio González, Guillermo Romano, Guillermo Romo, Rogelio González Garza, Pedro de Aguillón García, Guillermo Portillo Acosta, Miguel Córcega, Alberto Pedret, Blanca Sánchez, Carmen Donna-dío, Nelly Salvar, Rosita Loperena, Angela Villanueva, Fernando Rivas Salazar, Rubens Medel, Luis de Alba, Luis Puente, entre muchos otros.

Entre las series, animaciones y películas que se doblaron en la compañía, destacan clásicos como La Isla de Gilligan (1964) donde el célebro Polo Ortín dio su voz al despistado protagonista. Alfred Hitchcock presenta (1962) fue iniciada en la empresa Rivatón y continuada en Oruga con la voz de Miguel Angel Ferriz como el famoso cineasta. Otras series que emigraron de otras compañías a SISSA fueron el Virginiano y el Llanero Solitario, la primera se inició en CLADSA y la segunda en Rivatón de América.

Un caso curioso ocurrió con una de las producciones que eran sonorizadas en SISSA, siendo un hecho totalmente novedoso para la época. Quizás para ahorrar costos, dicha serie de gran popularidad pasó del estudio de la calle Oruga al estudio Film & Dubbing ubicado en Puerto Rico. Se trataba del western La Ley del Revólver (1955) donde Guillermo Romano y Jorge Arvizu interpretaron a Matt Dillon y a Chester en la versión mexicana. Lo mismo sucedió con la serie Ironside, también con la voz del nicaragüense Romano en el estelar.

Ironamn 28 (Imagen: International Hero)

Otras series populares sonorizadas en SISSA, fueron el Agente de C.I.P.O.L.(1964), con Julio Lucena en el estelar y Carlos Becerril como coestelar, Expreso a Petticoat (1963), con Malú Couto, Rosa Loperena y Rocío Garcel. F.B.I. (1965), donde Alberto Pedret prestó su voz a Efrem Zimbalist Jr.; Espías con espuelas (1965) y Ironman 28 (1962), la primera, una serie western protagonizada por Robert Conrad, la segunda, la primera serie de anime que llegó a México, ambas dobladas en el estelar por Salvador Nájar. Los Beverly Ricos (1962), donde Alberto Gavira, Silvia Rey e Ismael Larumbe Sr. estuvieron en las voces principales de los pintorescos montañeses norteamericanos. El Santo (1962), con Carlos Rotzinger hablando por Roger Moore, Kung Fu (1972), con Gabriel Pingarrón prestando su voz a David Carradine. Dr. Kilder (1961), con el locutor y actor Jorge Lapuente doblando a Richard Chamberlain y el madrileño Carlos Agosti sonorizando a Raymond Massey. Espías en conflicto (1965), con Alberto Pedret y Julio Lucena; Columbo (1971), con el asturiano Ramón Menéndez hablando por Peter Falk. A mediados de los años sesenta llegaría una nueva camada de actores y actrices jóvenes, quienes por su falta de experiencia laboral, encontraban en la casa de doblaje de los señores Candiani un lugar donde realizar sus primeras incursiones en el doblaje de voz, algo que distinguió a la empresa SISSA hasta sus últimos días. Entre los histriones recibidos por la empresa estuvieron Liza Willert, Roberto Alexander, Blas García, Ernesto Casillas, Alfonso Obregón, el ya mencionado Ramón Menéndez y Jorge Santos. A fines de los años setenta llegarían aun más actores que llenarían de sangre nueva a la compañía, entre los que destacaron Yamil Atala, Moisés Palacios, Héctor Lee, Patricia Martínez, Rafael Rivera, Rubén Moya, Dulce María Romay, Pedro de Aguillón Jr., Ernesto Lezama, Jesse Conde, Carlos Segundo, y entre ellos, uno de los pocos actores que no era joven pero tenía el entusiasmo y la tenacidad de uno; la pasión por el arte dramático: el hoy célebre Carlos Magaña Guisa.

La saga de la empresa formada por los Candiani, continuará en nuestra siguiente entrega de Historias del Doblaje.

Fuentes

 

 





Relacionados