Magdalena Ruvalcaba, “¡malditos perros actores!”

Hoy, la historia de una valiente mujer de corazón gigante que se convirtió en una de las primeras directoras de doblaje de voz en México.