Yo me muero como viví

De eso se trata, de aferrarnos lo más que se pueda y saber cuándo parar. Se trata de ser necios en el qué y el cómo ser.