Una guerra silenciosa que vamos perdiendo

Estamos frente a un fenómeno social de graves consecuencias que deteriora la manera de ver el mundo de los jóvenes y del resto de la sociedad, que idealiza a los narcotraficantes y hace de sus crímenes un juego.